lunes, 16 de febrero de 2009

Traición

Hoy me toca a mí pasarme a la sección del sentimentalismo, para hablar de una de esas cosas que al parecer a todo el mundo gusta hacer pero desde luego no que te la hagan. La Traición. Es obvio decir que la traición es renegar con dichos o acciones (sean éstas voluntarias o involuntarias) de un compromiso de lealtad hacia una idea o sobre todo una persona, vamos siendo menos técnicos, el traidor no dudará en cambiar tu amistad por una muñeca chochona de la niña del exorcista, un tumor de pene o simplemente una crepusculosa arcada.

El perfil del traidor: el traidor suele ser una persona en quien confías ya sea por amor o simple amistad que con gran imprevisibilidad cambia de parecer cual veleta con el viento. Son personas de riesgo, desde tu novi@ si lo tuvieses, hasta tus amigos, aunque no todos, pasando frecuentemente por tus compañeros de piso,…

Si bien es cierto que Calderón de la barca dijo aquello de “siempre el traidor es el vencido y el leal el que vence” por tanto conozcamos algunas argucias para vencer:

- Dar a conocer la traición a los amigos comunes eso sí, claro está que de forma indirecta, pero no por ello sin ser obvio.
- Idear una venganza, aunque no se suela llevar a cabo, pues el traicionado no suele pasar a ser traidor en el mismo acto de esta función.
- Desterrar de su vida al “tumor peneano” y a su supuesto amigo salvo disculpa, aunque no vuelva a haber igual grado de confianza,…
- Y un largo etc. Que más de uno conoceréis mejor que yo.

Resto de Reinas del blog, guardaos de los Idus de Marzo, que por estas tierras se han adelantado y empezaron en febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada